sliderup

martes, 22 de diciembre de 2015

Frikicrítica de "Star Wars: el despertar de la Fuerza" ¿La mejor de la saga?

El pasado viernes se estrenó una de las películas más esperadas de la historia del cine. A los 14 millones de dólares recaudados antes del estreno con la preventa de entradas me remito. Y es que el director J.J. Abrams ha sabido alimentar nuestro hype de la manera más espectacular y sabia posible. Durante un año nos ha ido enseñando detallitos del “pastel”, y nos ha ido poniendo los dientes largos. Y no ha sido hasta este histórico 18 de diciembre de 2015 cuando hemos podido hincarle el diente a “Star Wars: el despertar de la Fuerza”.


Esta crítica no contiene spoilers, pero sí perturbaciones en la Fuerza.



Era una tarea herculiana la que tenía Abrams entre manos: crear una nueva película de Star Wars que contentara a los fans jedis, y al mimo tiempo reclutara nuevos padawans. ¡Y lo ha hecho de manera magistral! Se ha servido de una trama elaborada, pero no intrincada como “Perdidos”, unos personajes recuperados de antiguas trilogías y otros presentados para la ocasión, que conviven estupendamente en pantalla, y todos los elementos para convertirse, si no en el mejor, en uno de los mejores frikiestrenos del año.


La película se parece mucho más (por suerte) a la trilogia original (episodios 4, 5 y 6) qu eno a la nueva (episodios 1, 2 y 3). Bebe de ese amor por lo artesanal, ese cine de aventuras de los 80, y ese guión bien elaborado, con un ritmo frenéticamente adecuado y diálogos claros que ayudan a la narrativa. Todo ello aderezado con combates y persecuciones aéreas ( la escena del Halcón Milenario huyendo de Tie fighters, se ha convertido en una de las mejores de la saga entera por derecho propio), luchas con sables láser más realistas (no modo ninja como Yoda vs. Conde Dokku) llegando a tratar el sable láser como elemento mítico y crucial, y un humor muy bien hilado y en su justa medida ( huyendo de Jar Jar Binks y su humor estúpido).


Es de muy agradecer el que no se haya abusado del CGI. George Lucas se saturó de ordenador y croma, y hay veces que en los episodios 1, 2 y 3, es ridículo y cutre, por la exageración de su uso. Daba risa. Eso hacía que te distanciaras de la película. En este episodio 7 volvemos al maquillaje, a los títeres y robots. No quiere decir que nos hayan privado de animaciones por ordenador, pero si que es cierto que observamos un uso más realista, creíble y comedido en beneficio de la trama, los personajes, y la experiencia del espectador. Es muy de agradecer que el nuevo droide de la película, BB-8, sea real y no fruto de un ordenador. Le infiere una personalidad y una conexión con el espectador, que hace que pueda estar a la altura de C-3PO y R2-D2.



Cabe destacar la recuperación de la grabación en entornos naturales y no en croma. Las dunas de Jakku, y los paisajes en general de la película lucen espectacularmente, en gran parte por el magnífico trabajo de fotografía de Dan Mindel.


Mención especial merece el guión de Lawrence Kasdan, Michael Arndt (guionistas de la trilogñia original), y el propio J. J. Abrams (recordemos que empezó como guionista y siempre ha destacado en ello). Se nota el amor de este trío de guionistas por la historia, los personajes, y en general el universo fílmico de Star Wars. Lo conocen bien, y eso nos lo transmiten, convirtiéndose en una de las claves del buen funcionamiento y recepción de la película por parte del público.


El cásting es otro de los aciertos de esta producción. Recuperar a los actores y actrices de la trilogía original no hace si no enganchar a los fans más experimentados, y darle una continuidad lógica y fácil de asimilar a la historia. ¿Que han pasado 30 años? Me lo creo, por que los actores tienen 30 años más. Pero las nuevas incorporaciones también son un acierto.


Daisy Ridley está estratosférica en su papel de Rey. Nos enamora, captura y convence con su interpretación, y junto con Imperator Furiosa (“Mad Max: furia en la carretera”) es sin duda uno de nuestros frikipersonajes favoritos del 2015. El personaje de Finn interpretado por John Boyega cumple a la perfección su cometido de complemento de Rey, encaja muy bien en la historia, y su aire humorístico está muy bien resuelto por el actor. Oscar Isaac nos ofrece un soberbio Poe Dameron, que en Cinefrikia creemos que en futuros episodios de la saga irá cogiendo fuerza. Su carisma y significado son muy interesantes. Y finalmente cabe destacar también al nuevo malo de la saga, Kylo Ren, interpretado por Adam Driver. A mi me ha gustado mucho. Nos presenta un villano hasta ahora desconocido por los fans que nos plantea algo muy interesante. Hasta este momento conocíamos villanos que han llegado a serlo luchando por huir del Lado Oscuro. Pero por primera vez nos encontramos con un villano que lucha por huir de la Luz, y esto nos abre un abanico de posibilidades muy interesante, a la vez que lo hace huir de semejarse demasiado a Darth Vader. Ese era mi principal miedo, que quisieran hacer un Darth Vader 2.0. y por suerte no ha sido así. Vader sólo hay uno, y lo que debían hacer era crear un villano para esta saga, nuevo y original. Y lo han hecho. Le han dotado de la particularidad antes comentada, al mismo tiempo que le han dado una “humanidad” interesante. Aunque no todo es perfecto, ya que uno de los mayores “peros” de la película tiene que ver con este personaje y cierta escena en que se ve envuelto.
En cuanto a Han Solo y Chewbacca sólo voy a decir que son los mismo de siempre (lo cual se agradece, puesto que no podía ser de otra manera), pero a los que les cuesta un poco más correr. Son como un matrimonio mayor, y es un punto muy gracioso que se explota bien en la película. Por lo que respecta a Leia, su presencia en meramente testimonial, para apoyar una parte concreta de la saga. De hecho (como bien comentaba nuestro compañero de “El pony pisador”) si la eliminamos de la película, ésta seguiría igual de bien. Y llegamos al momento de hablar de Luke, que a pesar de ser el personaje al que todos buscan, no podemos decir nada de él por no spoilear a quien no haya visto la película. Pero si que diré que cuando recuerdo la palabra Luke Skywalker en el episodio 7, me gusta ese recuerdo.
En el caso de los driodes, toda el peso recae en el gran descubriemiento de BB-8, que si bien no es tan gracioso como el antiguo y conocido duo de droides, su paleta de expresiones es mucho más amplia y nos enamora desde su primer plano. Juega un gran papel en la trama, y es de agradecer que sea tan real, original, y diferente a los ya míticos C-3PO y R2-D2.
Quiero acabar el apartado de los personajes diciendo que me encanta que traten el "Halcón Milenario" como un personaje más y con la importancia que realmente tiene. ¡No todas las naves hacen la carrera Kessel en 12 pársecs!


Para no extenderme mucho más diré que “Star Wars: el despertar de la Fuerza” es una gran película de aventuras, que contentará a los fans de las trilogías originales y captará, seguro a nuevos fans. ¿Es la mejor película de la saga? Junto con el “Imperio contraataca” sí, sin duda. Pero son distintas en cuanto a planteamiento. Esta es introductoria como lo era “Una nueva esperanza”, por lo tanto es más adecuado compararla con ésta. Además el episodio 5 tenía una carga filosófica muchísimo mayor que este episodio 7, en parte gracias a que la introducción ya la hizo el episodio 4. Veremos lo que nos depara el episodio 8, y por donde sigue la trama y sus personajes, pero está claro que tenemos “Star Wars”, y del bueno, para rato.



¿El mejor estreno del año? Junto con “Mad Max: furia en la carretera” seguro. ¿Cuál es mejor? El orden de los factores no altera el producto, pero mi sangre Jedi me puede.

¿Y a ti qué te ha parecido? ¡Déjanos tu opinión o dinos tu comentario, contándonos si has sentido la Fuerza!

@parkercinefriki

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algo friki que decirnos? ¿Un dato cinéfilo que quieras aportar?
Somos todo oídos...